Donde la solidaridad dio sus primeros pasos

El Hospital de la Caridad, más adelante renombrado como Hospital Maciel, nace ante la necesidad de la población más carenciada de Montevideo —«los pobres de solemnidad», como se decía en la época—, que no tenía acceso a un lugar en donde recibir tratamiento médico. Es por ello que el fi lántropo y saladerista Francisco Antonio Maciel, junto a la Hermandad de San José y La Caridad, y Mateo Vidal —en representación del Cabildo de Montevideo— dieron impulso a la creación del Hospital de Caridad, fundado el 17 de junio de 1788. Esta primera construcción se realizó en un terreno cedido por Maciel, ubicado en las calles que hoy son 25 de Mayo y Guaraní.
La expansión necesaria del Hospital hizo que la edificación fuese demolida posteriormente, para construir en su lugar el Nuevo Hospital de Caridad. La obra estuvo a cargo del arquitecto José Toribio (hijo de Tomás Toribio, autor del Cabildo de Montevideo) que el 24 de abril de 1825 colocó la piedra fundamental. Fue en 1911 cuando finalmente se renombró como el Hospital Maciel.
A lo largo de los años el Hospital ha sufrido varias remodelaciones y ampliaciones, pero, más de un siglo después de su reapertura, aún conserva muchos de los elementos originales de su edifi cación y el estilo neoclásico italiano dado por Toribio.

Una puerta abierta desde hace más de 100 años

En el 2012, el Hospital Maciel conmemoró el centenario de la creación del primer servicio de Puerta de Urgencia público hospitalario en el país. Este servicio de atención se considera como uno de los primeros logros de la Asistencia Pública Nacional (1910-1911) impulsada por preclaros médicos, cirujanos y profesores universitarios, liderados por José Scoseria (1861-1946). A lo largo de su historia, la atención de urgencia se ha dado de forma ininterrumpida: la Puerta de Urgencia del Hospital se encuentra permanentemente abierta
desde 1912.

Hospital Escuela

El Hospital Maciel cuenta con servicios docentes de clínicas médicas y quirúgicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Republica, desde poco después de la fundación de la misma. Aparte de brindarle asistencia a los usuarios, dicta cursos de Ciclo Introductorio Medicina General Integral (CIMGI) y Ciclo Clínico General Integral (CCGI), tiene practicantes internos y forma residentes en varias especialidades.

Historia en cada rincón

El Hospital Maciel cuenta con una estructura de más de dos siglos de antigüedad, que se ha conservado en detalle durante el tiempo. Por sus pisos han pasado cientos de reconocidos médicos, cuyos nombres hoy se pueden encontrar, como homenaje a su trayectoria, en las calles, plazas y monumentos de todo el país: Enrique Pouey, José Scoseria, Garibaldi Devicenzi, José Iraola, Manuel Albo, Domingo Prat, entre muchos otros. Estos últimos cuatro integraron el famoso Cuarteto de Urgencias, que inició el servicio de Puerta de Urgencia del Hospital.
Cada tramo del Hospital esconde historias, vivencias y hasta mitos. A modo de ejemplo, una de las leyendas más curiosas dentro del Hospital dice que en algún lugar del patio de la Magnolia se encuentra enterrado el apéndice de Charles Chaplin. El mito dice que el actor formaba parte como saltimbanqui de una compañía de circo que presentaba un espectáculo en la plaza Independencia a principios del siglo XX. Fue allí donde cayó con un cuadro de apendicitis, por lo que fue operado de urgencia en el Hospital.

El Hospital Maciel contó con el primer dispositivo de aplicación de anestesia que existió en el país. El Ombredanne, que funcionaba a base de éter, fue traído por el doctor Enrique Pouey en 1910 desde París.

 

El Ombredanne,  fue traído por el doctor Enrique Pouey en 1910 desde París.